Filtración

La filtración es el proceso físico de eliminación de los cuerpos suspendidos en el agua. Los componentes para garantizar la correcta filtración son: recipientes de filtración, bombas, fontanería, válvulas y panel de control. El tiempo y la velocidad de uso son los parámetros que suelen ser regulados por las normas sanitarias. Existen medios filtrantes tradicionales (arena) y de nueva generación.

MEDIO FILTRANTE REGENERATIVO

En los últimos años se están desarrollando sistemas que buscan resolver las importantes desventajas de los filtros de arena. Una solución es el uso de filtros con medios filtrantes regenerativos, que garantizan una óptima calidad de filtración (1 micra), reducen enormemente el consumo de agua (90%) pues no realizan contralavados, tienen unas dimensiones muy contenidas y son automáticos.

Ampliar información de los sistemas de filtración con medio filtrante regenerativo

ARENA

Los sistemas filtrantes con arena son los más comunes y fáciles de usar, requiriendo un escaso mantenimiento y son de largo los más usados. Estos sistemas presentan algunas desventajas, principalmente la gran cantidad de agua que requieren para las operaciones de contralavado, una calidad de filtración mediocre (medida en 20/30 micras) y la necesidad de grandes espacios que derivan en instalaciones muy voluminosas.

OTROS SISTEMAS

Para mejorar el rendimiento de los filtros de arena es posible reducir la velocidad de paso del agua y/o incrementar la altura del lecho filtrante, estas mejoras son siempre en detrimento del volumen necesario para su instalación y en algunos casos también del consumo de agua.
De forma alternativa es posible usar como medio filtrante vidrio fragmentado, para piscinas pequeñas también se pueden usar filtros con cartuchos.